PENSAMIENTOS

 

EL LÁPIZ

El lápiz necesita una mano que lo haga funcionar.

Todo ser humano es una península, nuca una isla.

El lápiz necesita que le saquemos punta.

Todo lo que hacemos se debe ir puliendo.

El lápiz tarde o temprano se acaba

Todo tiene una duración imitada.

El lápiz tiene por aliada una goma que le permite borrar lo que no sale bien.

Todo se puede corregir.

El lápiz tiene forma propia, pero para escribir es necesario que tenga mina.

Todo ser humano tiene un alma.

El lápiz deja un trazo marcado en el papel.

Todo lo que hacemos deja huella.

 

Toni Giménez sobre una idea de Paulo Coelho (Mayo 2024)

 

Ayer por la mañana nevó e hice un muñeco de nieve en medio de la calle. Al cabo de un rato pasó una feminista y me preguntó que por qué había hecho un hombre y no una mujer. Deshice el hombre e hice una mujer de nieve. Más tarde pasó una vecina y me retrajo que la escoba que le había puesto encasillaba a las mujeres a las tareas domésticas y perpetuaba el patriarcado. Quité la escoba. Un abuelo que iba cogido de la mano de su nieto me gritó que por qué la había hecho desnuda, que la tapase inmediatamente. Mientras pensaba con qué piezas de ropa la taparía recibí una llamada de SOS Racismo preguntándome por qué la había hecho de color blanco. En medio de mi desconcierto fui criticado por un grupo ecologista porque no era sostenible que la “muñeca” de nieve llevase una zanahoria en la nariz. Le quité la zanahoria. Una pareja gai que cruzaba la calle en aquel momento me retrajo que por qué no había dado visibilidad al movimiento LGBTIQ+ y no había hecho dos hombres o dos mujeres cogiéndose de las mano. La televisión local se enteró de todas estas quejas y después de haberse convocado una manifestación en contra de los muñecos de nieve, aparecí en el noticiario de la noche como un hombre machista, sexista, racista, xenófobo, homófobo y mal educado. Finalmente, la Consejería de Igualdades ha dictado, de manera urgente, un decreto ley que prohíbe los muñecos de nieve.

Toni Giménez sobre un texto de origen desconocido (Abril 2024)

 

Hacía muchos años que no se había vuelto a enamorar. Le gustaba cómo era ella, cómo pensaba, cómo sentía, cómo hablaba. Compartían una manera similar de comprender la vida, de reflexionar como el Pequeño Príncipe, de llorar como Puff, el dragón mágico, y de detenerse en el tiempo como Momo. No obstante, había una marcada diferencia de edad. Ella tenía la vida por delante y él la tenía por detrás. Qué gozada poder volver a hacer planes de futuro... pero, aunque su corazón quedase hecho añicos y quedase desconsolado, ella tenía que continuar volando como Juan Salvador Gaviota.

Toni Giménez (Marzo 2024)

 

Quizás el mejor momento que hemos tenido para gozar plenamente de la felicidad haya sido en la juventud: la plenitud del cuerpo y la fuerza vital, propia de la edad, nos impulsa a luchar por lo que queremos de una manera contundente. Después, desgraciadamente, la felicidad se nos escurre...

Toni Giménez (Febrero 2024)

 

Estamos peor, pero estamos mejor porque antes estábamos bien, pero era mentira. No como ahora que estamos mal, pero es verdad.

Mario Moreno -Cantinflas- (Enero 2024)

 

Las lluvias de otoño se añaden a las lágrimas que vierten mis ojos. Las dejo caer para que llenen el río de nostalgia en el que se baña mi vida.

Toni Giménez (Diciembre 2023)